Suscripción al Newsletter

No habrá límites para la cantidad de refugiados que puedan vivir en el Reino Unido

El Gobierno británico confirmó que no habrá límite para el número de refugiados ucranianos que pueden vivir con familias anfitrionas del Reino Unido bajo el nuevo esquema de visa bautizado como “Hogares para Ucrania”.

Ayer se anunció un programa que permite a los británicos albergar a refugiados que huyen de la guerra en Ucrania, una respuesta a las críticas por la lentitud y reticencia a acoger a los ucranianos tras la invasión rusa.

Los anfitriones recibirán 350 libras esterlinas (456 dólares ) al mes como agradecimiento de parte del Gobierno británico.

Según el nuevo esquema, las personas en el Reino Unido podrán elegir a una persona o familia para que se quede con ellos sin pagar alquiler, o en otra propiedad, durante al menos seis meses.

“Me complace que estemos haciendo esto porque, como país, tenemos un historial muy orgulloso de ofrecer refugio a las personas de las guerras y los conflictos“, dijo el ministro de Salud, Sajid Javid, en declaraciones al programa BBC Breakfast.

Javid agregó que una vez que lleguen los refugiados, se les permitirá también permanecer en el Reino Unido “durante al menos tres años”, tendrán acceso a la atención gratuita en salud y otros servicios públicos, mientras que sus hijos podrán asistir a las escuelas locales.

Las autoridades también recibirán 10.500 libras (13.000 dólares) en fondos adicionales por refugiado para servicios de apoyo.

El Gobierno británico fue criticado incluso de sus propios parlamentarios por la escasa velocidad y la escala de su respuesta a la crisis de refugiados a diferencia del resto de los países europeos.

Mientras tanto, 21 niños ucranianos enfermos de cáncer fueron traídos al Reino Unido junto a sus familiares para comenzar en breve un tratamiento en los hospitales británicos.

A los niños se les otorgó visas de seis meses para sacarlos de Ucrania rápidamente, pero se extenderían “hasta por lo menos tres años”.

Por otro lado, ayer el ministro de Vivienda, Michael Gove, sugirió que las propiedades de los oligarcas rusos, como el dueño del Chelsea, Román Abramovich, podrían ser utilizadas para albergar a los refugiados.

Abramovich es dueño de 70 propiedades en el Reino Unido, con un valor de alrededor de 500 millones de libras (650 millones de dólares).

Entre ellas se incluye una mansión de 15 habitaciones en Kensington Palace Gardens con un valor estimado de 150 millones de libras (195 millones de dólares).

A Abramovich el Gobierno británico le congeló sus activos, incluido el club de fútbol inglés, como parte de las sanciones gubernamentales a la invasión de Rusia.

Otro oligarca sancionado, el magnate del aluminio Oleg Deripaska, posee una propiedad de 50 millones de libras (65 millones de dólares) en Belgrave Square, un lujoso barrio en el centro de Londres.

La mansión de ocho habitaciones incluye una piscina, sauna, gimnasio y amplios jardines.

Gove dijo que quería “explorar una opción que nos permitiera usar las casas y las propiedades de las personas sancionadas, siempre que estén sancionadas, con fines humanitarios y de otro tipo”.

“Hay un listón legal bastante alto que cruzar y no estamos hablando de una confiscación permanente”, dijo a la BBC.

Para el ministro, esta medida no sería de forma permanente, pero consideró que si están sancionados por apoyar al presidente Vladimir Putin, no tienen derecho a usar las propiedades ni sacar provecho de ellas y se puede ayudar a otros.

975 Comentarios

Escribir un comentario sobre la nota