Álvaro González elogió el trabajo entre el Consejo y el Ministerio de Justicia 

El diputado nacional y consejero de la Magistratura Álvaro González destacó el trabajo realizado en conjunto con el Ministerio de Justicia de la Nación para la puesta en marcha del sistema acusatorio adversarial en la jurisdicción Rosario el próximo 6 de mayo. Además afirmó que, si bien no hay soluciones mágicas, “va a ser un avance importante porque es un sistema mucho más dinámico”. 

El diputado nacional por el PRO y miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación, Álvaro González, dialogó con el programa Entrelazados, que se emite los jueves a las 12 hs por FM +104.7, donde explicó la razón de su ausencia en la sesión de la Cámara de Diputados donde se dio media sanción a la llamada “Ley de Bases”, cuestionó duramente el estilo del presidente Javier Milei así como el trato que tiene con la oposición denominada dialoguista y se mostró muy orgulloso del trabajo realizado para que el próximo lunes entre  en vigencia el sistema acusatorio en Rosario.  

González destacó: “Hace 30 días atrás el Ministro de Justicia fue a Rosario dijo que la vigencia del sistema acusatorio empezaba el lunes. Fue el Presidente de la Corte y Presidente del Consejo de la Magistratura, era imposible. Nos tomamos 30 días y eso se cumple el 6 de mayo. Ese día van a estar listas todas las salas. Lo hicimos en tiempo récord y tengo que reconocer que la persona que está en el Consejo de la Magistratura por parte del Gobierno Nacional, que es el doctor Sebastián Amerio, es una persona absolutamente de diálogo y accesible. Y así lo hemos hecho durante todos estos 30 días. Nosotros mandamos una comisión del Consejo de la Magistratura, se hicieron todos los planos, la adaptación tecnológica, la obra civil. Todo va a estar listo el día 6 de mayo y vamos a poder empezar. Se hizo en plena colaboración con el Ministerio de Justicia de la Nación a través de Sebastián Amerio, con lo cual yo digo, esa es una forma mucho mejor de trabajar que desacreditando y a los gritos”.

Asimismo, sostuvo: “Va a ser un avance importante porque este sistema es mucho más dinámico. Los fiscales tienen mayor amplitud para desarrollar en el terreno todas las medidas que ellos estimen convenientes y hacerlo en forma rápida y eficiente. Habrá que poner en armonía todo el sistema que no es sólo los fiscales, los jueces, la policía, la Gendarmería. Pero la parte del Ministerio Público Fiscal que es la acusación va a ser más fácil, más ágil y creo que va a ayudar. Tampoco hay soluciones mágicas”.

Y agregó: “Empiezan a encontrarse soluciones. Nosotros en 30 días hemos generado casi seis salas para tomar audiencias en Santa Fe, en Rosario, en Venado Tuerto, en Rafaela y en San Nicolás. Eso va a requerir también que haya menos traslado de gente de un lado para el otro, para ir a declarar con todo lo que eso significa en una provincia ganada por la violencia. Me parece que estamos en el buen camino”.

Con respecto a su ausencia en la sesión de la Cámara de Diputados, aclaró: “Estoy recuperándome de una operación de cadera. Hace no menos de cinco o seis años que me tenía que operar la cadera y fui en diciembre al médico. Me dio turno para el 22 de abril, tenía estallada la cabeza del fémur. Así que bueno, me tuvieron que hacer una intervención bastante complicada, pero ya está todo bien. Por eso no pude estar presente en el tratamiento de la Ley de Bases”. 

Y precisó: “Para evitar cualquier tipo de suspicacia, porque acá para pensar mal son todos mandados hacer, el 20 de febrero le mandé una nota a Martín Menem diciendo que tenía una cirugía programada e impostergable a partir del 22 de abril. No estaba en aquel momento ni siquiera la fecha de la sesión. En diciembre no sabía que el Gobierno se iba a tomar cinco meses para aprobar una ley. Para los que creen que me borré, lo lamento, vayan al Congreso y en vez de escribir boludeces averigüen cuándo fue que pedí la licencia”.

Consultado sobre las razones de la media sanción, González señaló: “Más allá de que las leyes terminan siendo lo que el cuerpo normativo dice para que esas leyes se produzcan se requieren de actitudes en donde hay alguien que propone la solución y gente que tiene derecho a opinar y plantear alternativas. Hay una cosa que siempre repito  y es que el Congreso al final del día termina siendo matemática. Entonces vos podés imponer cosas cuando el número te da para imponerlas. Cuando el número no te da para imponerlas, no te queda otra alternativa que conversar. Ahora, si conversar significa que te entregaste a la casta, que el Gobierno sólo te pone en un lugar en donde por lo menos nosotros no estamos… Lo que no puede pretender el Gobierno es que con una idea todo el mundo salga a aplaudir y decir esto que piensa el Gobierno está bien. Todos tenemos derecho a generar una opinión y a tratar de modificar algo en la ley. De hecho así ocurrió”.

Asimismo, mencionó: “La primera vez, el Gobierno se empecinó con una pésima expertise en el tema parlamentario. Podrían haber dejado el proyecto reservado en Secretaría para seguir trabajándolo pero se enojaron. Se encaprichó como los chicos. Ahora lo que cambió es la actitud del Gobierno para con el Congreso. Y esa actitud permitió que distintos sectores de la oposición dialoguista pudieran acompañar la iniciativa. Lo que tiene que entender el Gobierno, es que tiene 40 diputados y hay 257. Entonces hay un señor Presidente que dice que todos lo que no hagan lo que él quiere son energúmenos, una cosa realmente llamativa. Pero no importa, son estilos, será una forma de comunicar, pero al momento de los bifes, cuando vos querés una ley tiene que conseguir 129 votos. Si tenés 40, te guste o no te guste, vas a tener que conversar”.

Por último, el diputado González habló sobre los cinco meses de gestión de Milei y no se anduvo con rodeos: “Hay cosas en las que evidentemente el Gobierno se ha enfocado hacia el lado correcto, hay otras cosas que no comparto. No comparto los modos, no comparto la forma, no comparto la agresión permanente. Es raro que vos que no tenés número, tenés 40 diputados y nosotros somos 37 los del PRO nos trate como nos trata. Hay una cosa bastante extraña y creo que no va a ser por mucho tiempo más así, por lo menos conmigo. Porque no te puedo pedir un favor a vos y maltratarte todo el tiempo. Entiendo que tiene un estilo de comunicarse que prendió en la sociedad, lo que no entiendo es la agresión. No es mi forma de construcción política y creo que es inmerecida. Hay otra forma de hacer las cosas, que no es a los empujones ni a los gritos y esa otra forma requiere de un consenso. Para el señor (Milei) el consenso es mala palabra pero resulta ser que todo esto termina en un acuerdo, y qué es un acuerdo sino un consenso. Le decía los otros días a Cristian Ritondo, démosle los instrumentos que necesitan pero basta de maltrato”.