CAUSA AMIA. EL GRAN ENIGMA

A 26 AÑOS Y 5 MESES DEL MAYOR ATENTADO EN LA HISTORIA DE NUESTRO PAIS, SEGUIMOS SIN SABER NADA.

Luego de que Carlos Telleldín efectuara la denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el año 2017 por las irregularidades en la investigación, volvemos a estar frente al mismo paradigma.

En este sentido, no han existido cambios en la situación denunciada, por el contrario, la inseguridad jurídica que atraviesa nuestro país, ha hecho que la situación empeore. Casi 27 años después, seguimos como estado en la misma situación legal, cursando el juicio oral, (por segunda vez), y violando los derechos constitucionales que consagra nuestra carta magna.

¿Cuántas mentiras vamos a aceptar como sociedad? Hemos escuchado acusaciones opuestas y contradictorias que fueron sostenidas como verdades absolutas, pero que en realidad demuestran que no han querido, porque evidentemente no han podido, reconstruir la verdad histórica de los hechos, y es esta diversidad acusatoria la que demuestra y reafirma la situación procesal en la cual se ve sumergida esta causa.

Son varios los principios jurídicos y garantías procesales que se ven afectados en este proceso, desde el Ne bis in ídem, (ya que de tener validez el primer juicio en contra de Telleldín, y siendo la sentencia valida, entonces hay doble juzgamiento por el mismo hecho), hasta el Principio de inocencia (in dubio pro reo).

Ya transitamos por el juicio AMIA 2, donde el ex juez Dr. Galeano y los ex fiscales Müllen y Barbaccia han sido juzgados y condenados por las irregularidades cometidas en esta causa, hasta altos mandos de la secretaría de inteligencia, funcionarios de estado que debieran estar al servicio de la legalidad, de la justicia, del país, terminaron trabajando para que no haya legalidad, para que no haya justicia y como dicen las partes acusadoras particulares para que siga sin saberse lo que realmente pasó en el mayor atentado que tuvo el país.

LA INSEGURIDAD JURÍDICA DE ESTE PAÍS HA LLEGADO AL LÍMITE, Y NUESTRO PODER JUDICIAL ESTA MAS DEBILITADO QUE NUNCA.

El próximo miércoles el tribunal que juzga a Carlos Telleldín por el atentando a la AMIA dará a conocer su veredicto, luego de que el acusado pronuncie sus últimas palabras y la defensa lleve a cabo su alegato final. 

A cinco días de la sentencia, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal No.3, integrado por Andres Basso, Javier Ríos y Fernando Canero, deberá resolver sobre el fondo de la cuestión y sobre las distintas nulidades planteadas por la defensa. Sin dudas, el mayor obstaculo que tiene el tribunal hoy es la presión social, el fracaso del Estado argentino en la investigación del atentado. No hay dudas al respecto, 27 años después, no sabemos nada: no sabemos como fue la conexión local, quienes intervinieron, no hubo forma de vincular al armador de la Trafic con el ataque mismo, no se puede saber de donde salieron los explosivos, donde se armó la camioneta, si es que había una, dos o tres camionetas, cual fué el motivo por el cual cometieron torturas y atrocidades contra Telleldín y su familia, porque armaron la causa “Brigadas”, y así…. interminable.

Pero Argentina necesita un culpable. La comunidad necesita un culpable. La familia de las víctimas necesitan un culpable. Sino sería reconocer que la inseguridad jurídica de este país ha llegado al límite, y nuestro poder judicial esta mas debilitado que nunca.

En paralelo, Carlos Telleldín pasó 10 años detenido, 9 años en Juicios Orales, y hoy, en la actualidad, nuevamente juzgado. Ha sido torturado, y han quebrado su voluntad desde el día de su detención, irregularidades, violaciones a los derechos humanos, jueces y fiscales manipulando la investigación, la SIDE interviniendo para modificar el curso de la causa…tantas manos poderosas tocaron ese expediente que ya no queda resto de credibilidad. Y el fracaso latente del Estado Argentino en la investigación del atentado, por un lado, y por otro, la necesidad de obtener una condena a los ojos de la comunidad.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.