Dos grandes pérdidas para el Derecho

La Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires despidió a dos personalidades muy importantes del Derecho y con un fuerte compromiso académico: Néstor Pedro Sagüés, profesor emérito; y Lucila Larrandart, profesora Consulta Asociada y ex directora del Departamento de Derecho Penal y Criminología. 

A los 82 años falleció el Dr. Néstor Pedro Sagüés, destacado jurista y académico. Su partida deja un vacío inmenso en el ámbito jurídico y académico de nuestro país, dado que fue un referente indiscutido en el campo del Derecho Constitucional. Dedicó su vida al estudio y enseñanza de las leyes, contribuyendo de manera significativa al desarrollo de la jurisprudencia en Argentina.

Es el primer egresado como abogado en la ciudad de Rosario, en su Escuela de Derecho (1963), hoy Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Cuenta con el Diploma de Aprobación de Estudios de la Sesión Exterior de la Academia de Derecho Internacional de La Haya (1969). Ha cumplido instancias de investigación de posgrado en el Max Planck Institut de Heidelberg, 2010 y 2019.

Es Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1966), y Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales por la Universidad Nacional del Litoral, Argentina (1966).

Fue designado Doctor honoris causa por la Pontificia Universidad Católica del Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), Doctor honoris causa por la Universidad San Martín de Porres de Lima, Doctor honoris causa por la Real y Pontificia Universidad Nacional San Francisco Javier de Charcas, Doctor honoris causa por la Universidad San Pedro de Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Cajamarca, Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Católica de Salta, Argentina. Doctor honoris causa por la Universidad de Los Andes, Huancayo, Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Garcilaso de la Vega, Lima, Perú, Doctor honoris causa por la Universidad UPAGU de Cajamarca, Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Antenor Orrego, de Trujillo, Perú, Doctor honoris causa por la Universidad Nacional del Altiplano, Perú, Medalla Doctoral por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo de Guayaquil.

Se desempeñaba como Profesor Titular Emérito por la Universidad de Buenos Aires (con anterioridad, profesor titular por concurso); Profesor investigador y director del Diplomado en Derecho Procesal Constitucional en la Pontificia Universidad Católica Argentina, sede Rosario. Profesor Extraordinario en la Universidad Austral de Buenos Aires, y Profesor en las Maestrías en Derecho Procesal Constitucional, y en Derecho Constitucional y Derechos Humanos, de la Universidad Panamericana, de México Distrito Federal. Ha sido conferencista y profesor invitado por numerosas universidades y escuelas judiciales de América y Europa.

Además de su labor académica, el Dr. Sagüés se destacó por su compromiso con la justicia y el derecho. Fue autor de numerosas publicaciones que se convirtieron en obras de referencia obligatoria para estudiantes y profesionales del Derecho. Su legado perdurará a través de sus escritos, que seguirán orientando y educando a futuras generaciones de juristas.

Pero Sagüés será recordado no sólo por su brillante carrera profesional sino también por su integridad, humildad y dedicación incansable a la enseñanza y al fortalecimiento del sistema judicial. Sus colegas, alumnos y amigos lo recordarán como un mentor y un amigo generoso, siempre dispuesto a compartir su vasto conocimiento y a guiar con sabiduría.

La Facultad de Derecho de la UBA también despidió a la Dra. Lucila Larrandart, profesora Consulta Asociada y ex directora del Departamento de Derecho Penal y Criminología.

Graduada con honores de la UBA, Larrandart continuó su formación y especialización en prestigiosas instituciones, consolidándose como una de las máximas autoridades en su área. Su carrera académica fue ejemplar, desempeñándose como profesora titular y participando activamente en seminarios y conferencias tanto en el ámbito nacional como internacional.

Además de su destacada trayectoria académica, fue autora de numerosas publicaciones que han sido referencia esencial para estudiantes y profesionales del Derecho. Su trabajo y sus escritos han contribuido de manera significativa al desarrollo y fortalecimiento del sistema judicial en Argentina.

Será recordada no sólo por sus aportes al Derecho Penal, sino también por su inquebrantable compromiso con la justicia y los derechos humanos. Fue abogada del CELS durante la dictadura y también parte de la secretaría de la la CONADEP. Con su trabajo hizo una gran aporte a la estrategia jurídica para comenzar a juzgar los crímenes del terrorismo de Estado.

Fue una mentora y guía para muchos, y su integridad, dedicación y pasión por la enseñanza y la justicia dejaron una huella imborrable en todos quienes tuvieron el privilegio de conocerla y trabajar con ella.