ITEPSur entregó premios y presentó su tercer libro

Celebrando sus diez años, el Instituto Transdisciplinario de Estudios Penales de América del Sur (ITEPSur) llevó a cabo la entrega de los premios del IV Concurso Internacional de Investigaciones de Derecho Penal Económico y la presentación de su tercer libro. 

Dr. Alejandro Catania

Se llevó a cabo en la Biblioteca de la Sociedad Científica Argentina la entrega de premios del IV Concurso Internacional de Investigaciones de Derecho Penal Económico y la presentación del libro “El derecho Penal Económico del siglo XXI – Vol III”, organizado por el Instituto Transdisciplinario de Estudios Penales de América del Sur (ITEPSur). 

La ganadora del concurso fue, por segundo año consecutivo, Carolina Vanella, con su trabajo denominado “La criminalidad tributaria en el metaverso”.

El segundo lugar fue compartido por Guido Rotteri con su presentación “La cooperación jurídica internacional en materia penal como elemento indispensable para la lucha contra los

delitos económicos vinculados con la corrupción. Una mirada desde el ámbito del MERCOSUR”; Pablo Emlek con “En busca de una razonable dimensión del delito de lavado de dinero”; Clarisa Fuentes Rubio con “Responsabilidad penal en la persona jurídica. Autoría y participación en estructuras empresariales complejas. ¿Posibilidad de repartir tareas en el Régimen Penal Tributario?”; y Bruno Guastella con “Necesidad de separar juicio de responsabilidad penal y juicio de cesura”. 

También recibieron menciones especiales Facundo Scagnetti con su trabajo “El uso de la inteligencia artificial en la cooperación regional contra el lavado de dinero”; Juan Sciutto  con “Contrabando de estupefacientes en el Área Aduanera Especial”; y Diego Greppi con “Las criptomonedas como recursos financieros. Su implicancia en el delito de intermediación financiera no autorizada”.

Al comenzar el evento, del que participó Quórum, el vicepresidente de ITEPSur Cristian Scoponi hizo referencia a los diez años del instituto y contó detalles de la creación del mismo. “Éramos nueve en mi estudio, hoy somos más de cien”, resaltó. 

Además, expresó: “Primero destaco el nivel profesional, el nivel académico de cada uno de los que participan porque para poder ser parte del instituto se evalúa el currículum y se establece cuál es el aporte que podría significar. Después, se toma en cuenta la referencia de quien lo está proponiendo con esta calidad de fraternidad que tiene que tener alguien que quiere pertenecer a la institución. Acá no hay estrellatos. Lo tercero es el compromiso y lo último, es la paciencia que pasa por interpretar las prioridades, interpretar que otro tiene que formar parte y no ser siempre el centro. Todo esto ayuda a generar la armonía para que todo pueda fluir y que esta institución siga creciendo”.

Por su parte, el director de la Comisión de Concursos Leonel Suozzi expresó: “En primer lugar, haciendo un poco referencia a la misma madurez que refería Pablo, en esta oportunidad estamos muy contentos porque es la cuarta oportunidad en la que estamos entregando estas distinciones y estamos en el quinto año consecutivo de la emisión de estos concursos. A través de los años, hemos contado con numerosas obras de una gran calidad técnica y quizás podemos destacar también que se evita el centralismo en el sentido de que hay muchísimas participaciones del interior del país y también a nivel internacional”. 

Refiriéndose un poco a las características de los trabajos premiados, resaltó que además de cumplir con la formalidades requeridas, la claridad a la hora de plantear el tema, la utilidad práctica de la idea que se está exponiendo tiene que ver con la novedad, se requiere que el enfoque sea novedoso. “El trabajo, la idea que se expone, tiene que tener cierta innovación, cierta originalidad y no simplemente estamos hablando de tema nuevo, porque quizás muchos temas son ya debatidos, pero el cambio de enfoque, una nueva visión superadora, logra esa originalidad y realmente es algo muy destacable”, explicó. 

Luego de entregar los premios del concurso, el director de la Comisión de Publicaciones Juan Pablo Fridemberg explicó las principales características del tercer libro de ITEPSur. Al respecto, manifestó: “Desde la Comisión de Publicaciones se intenta servir como ayuda, como canal, como conducto, para acercar a personas que tienen aptitud para la investigación y darles todas las posibilidades para que puedan escribir y publicar. Hace algunos años alguien nos dio una mano, alguien nos ayudó, nos abrió la puerta de una revista, de una publicación y Alejandro cuando me invitó a participar me indicó un poquito de esa finalidad. Y para hacerlo posible es necesario destacar a la Editorial Ad-Hoc con la cual compartimos estas publicaciones. Comercialmente es un esfuerzo y es una apuesta confiando en la calidad de estos autores y también la potencialidad que tienen para en el futuro”. 

En la publicación se incluyeron los trabajos de Agustín Alsina (Extinción de dominio: la implementación en la Argentina y su necesidad para el recupero de bienes provenientes de ilícitos del crimen organizado), Matías Frascaroli (El instituto de la reparación integral del perjuicio); Jimena Fioriti (Delito de apropiación indebida de recursos de la seguridad social: sus implicancias en materia probatoria y con relación a las formas extintivas de la acción penal tributaria); Julia Lisman (La problemática del reintegro del impuesto al valor agregado por exportaciones frente a la figura de aprovechamiento indebido de beneficios fiscales); Juan Pazos Miralles (La aplicación de las teorías de la pena y el delito tributario); Alberto J. Ferreti (Tutela jurisdiccional administrativa y judicial efectiva en materia de ilícitos aduaneros); Micaela Méndez (Ponderación de principios constitucionales y la ley penal en blanco como garantía del Régimen Penal Cambiario); Valentina Pawlow (Contrabando de divisas, infracciones al Régimen Penal Cambiario y las garantías del non bis in ídem y de la cosa juzgada); Sebastián Del Gaizo (Características penales de la nueva ley de abastecimiento); y Alfonso Martel (Compliance, cultura e integridad en la industria de los criptoactivos).

Las palabras de cierre estuvieron a cargo del presidente de ITEPSur Alejandro Catania, abogado y juez en lo Penal Económico, quien agradeció a todos los presentes y celebró los diez años del instituto. 

“Éramos nueve y ahora somos más de 100. Tengo la impresión que no van a pasar más de dos o tres años hasta que seamos varios cientos porque tenemos proyectado crecer mucho y diversos ámbitos hacia afuera y en el mundo interno. Crecer como asociación por instinto asociativo, pensando en cada uno de los integrantes y alguna de sus necesidades que son académicas y también laborales”, afirmó. 

Y concluyó: “Este es un instituto radial en el sentido de que todas las comisiones trabajan a la misma altura y que nosotros no imponemos los temas. Quiero agradecer a todos los que pusieron su esfuerzo concursando, a todos los que pusieron su esfuerzo publicando, a todos los que le ponen el esfuerzo de pertenecer. ITEPSur es algo a lo que es lindo pertenecer pero es un esfuerzo. Todos trabajan, todos se mueven. Hay una muy buena dinámica y un muy buen grupo humano. Creo que los próximos años nos van a encontrar creciendo, con nuevas aspiraciones”.