Cúneo Libarona va a fondo pero teme que la Justicia se resista al cambio

Se llevó a cabo la primera reunión del Consejo Asesor Interinstitucional de la Reforma Procesal Penal Federal en la Casa Rosada. El ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona fue categórico a la hora de avanzar con el sistema acusatorio en Santa Fe y en la zona de Cuyo pero reconoció dudas en lo que respecta a la cobertura de vacantes y a la resistencia que la Justicia suele tener frente a los cambios. 

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, encabezó este martes 19 de marzo la primera reunión del Consejo Asesor Interinstitucional de la Reforma Procesal Penal Federal en Casa Rosada.

Participaron también el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y del Consejo de la Magistratura, Horacio Rosatti; el procurador General, Eduardo Casal; la defensora General, Stella Martínez; y el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Mariano Borinsky. 

La implementación del sistema comenzará, el próximo 6 de mayo, en la ciudad de Rosario y luego se extenderá al resto del país.

Los integrantes del Consejo resaltaron la importancia de trabajar de forma conjunta en un sistema que lleva más de una década de retraso en su implementación, una situación anómala que hoy desde el gobierno nacional se busca revertir.  

Cúneo Libarona fue el encargado de abrir el panel y afirmó: “Estamos en un momento histórico, el país, la Justicia, el futuro de la sociedad, nuestros hijos y nuestros nietos lo necesitan. Vamos todos juntos a lograrlo.  Ya vimos que funciona muy bien en Salta y Jujuy, ahora vamos a hacer el mayor esfuerzo en Rosario”.

Por su parte, Rosatti sostuvo: “Estamos todos comprometidos para llevar adelante esta iniciativa que estuvo largamente demorada. El crimen está organizado y no podemos enfrentarlo como un Estado o una justicia desorganizada”.

“Muchas veces se dice que el Poder Judicial es resistente a los cambios. Puede haber sido, pero no lo es en este caso. No lo será en este caso. Estamos asumiendo el compromiso militante. Estuvimos la semana pasada en Rosario y estaremos la semana siguiente para monitorear. Estamos en comunicación permanente con el Ministro de Justicia, con la Defensoría y la Procuración. No seremos resistentes de ninguna manera a este cambio, porque pensamos que este cambio es benéfico para todos, y fundamentalmente para los justiciables”, remarcó.

El presidente de la Corte manifestó que su presencia “pretende ser un testimonio de un compromiso militante para llevar adelante el Código Procesal Penal que establece un sistema acusatorio”. Aquí, “jueces, camaristas federales, el Presidente de la Junta Federal de Cámaras Federales, integrantes del Consejo de la Magistratura, todos (estamos) comprometidos para llevar adelante esta iniciativa que estuvo largamente demorada”, destacó.

“El objetivo es una Justicia más ágil, más pronta, más transparente y, fundamentalmente, más eficaz para el esclarecimiento de los ilícitos”, agregó.

Rosatti destacó la experiencia de Salta y de Jujuy y adelantó: “Probablemente Cuyo sea el próximo lugar donde se implemente, para que además vayan tomando nota de la forma que lo estamos organizando en Rosario”.

En tal sentido, el presidente de la Corte destacó que el director y subdirector de Infraestructura, el director de Tecnología y la Escuela Judicial estarán instalados en Rosario hasta el 6 de mayo, “relevando las deficiencias y procurando las anotaciones necesarias para que esta propuesta se concrete con éxito”.

Rosatti resaltó que “por imperio de nuestro sistema federal, en algunas provincias la problemática narco está desdoblada entre narcomenudeo y el crimen de narcotráfico, y en otras no”. Estas circunstancias “suman complejidades y, en ocasiones, dificultades para combatir con éxito este flagelo”. De allí que, anunció, se trabajará en conjunto, “como lo venimos haciendo, con la Procuración General”, al tiempo que destacó el trabajo de la PROCELAC y del PROCUNAR en esa jurisdicción.

También agregó que el Consejo de la Magistratura “está empeñado en concretar a la brevedad, y así se está trabajando y lo vamos a hacer, la cobertura de la vacante de los jueces de esa jurisdicción, porque en la jurisdicción de Rosario prácticamente la mitad de los cargos de magistrados está vacante”.

A su vez, Eduardo Casal, destacó: “Hay que renovar nuestro compromiso con la implementación del sistema acusatorio en el resto de las jurisdicciones del país”. Además, informó la inauguración de un edificio en Rosario.

Sobre el sistema acusatorio, Stella Maris Martínez resaltó el entusiasmo de los defensores en Rosario y recordó: “Tenemos un modelo que probó sus bondades en la provincia de Salta”. 

Mientras que Borinsky brindó datos muy precisos sobre el funcionamiento del sistema en Salta y Jujuy y expresó: “El proceso largo nunca va a llegar a ser justicia, por lo tanto, el nuevo sistema prioriza las soluciones tempranas y que la víctima sea la protagonista del proceso”. 

El sistema acusatorio, cuya implementación fue dispuesta por la Ley 27.150 sancionada en 2015, pone la carga de la investigación en la cabeza del Ministerio Público Fiscal y da a los fiscales herramientas eficientes para llevar a cabo investigaciones complejas contra la criminalidad organizada. La implementación del Código Procesal Penal Federal en la Justicia Federal y Nacional Penal depende del cronograma progresivo del Ministerio de Justicia.

Además de los disertantes, estuvieron presentes el ministro del Interior, Guillermo Francos; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el secretario de Justicia de la Nación e integrante del Consejo de la Magistratura, Sebastián Amerio; y el jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, Diego Guerendiain, entre otros funcionarios del Poder Ejecutivo. 

Participaron también los consejeros Agustina Díaz Cordero, María Fernanda Vázquez, Alejandra Provítola, Roxana Reyes, Jimena de la Torre, Miguel Piedecasas, Eduardo Vischi, Diego Barroetaveña y Hugo Galderisi, legisladores, jueces, fiscales y defensores del Poder Judicial.

Conferencia de prensa

Luego, durante una conferencia de prensa de la que participó Quórum, Cúneo Libarona afirmó que se busca “una justicia eficiente y rápida” y aseguró que la propuesta recibió el apoyo total de la Corte Suprema, de los jueces y tribunales: “Nos tomamos la mano para llevar una transformación absoluta de la justicia”.

En ese sentido indicó que el sistema “cambia totalmente” porque a partir de ahora toda causa será recibida por el Ministerio Público Fiscal, desde donde se resolverá cómo proseguir: “Primero analiza si vale la pena investigar eso, llamado principio de oportunidad. Luego, puede plantear un juicio abreviado, una probation o una reparación”.

“Es un momento histórico porque va a regir el sistema acusatorio en todo el país. Esto significa la presencia de un fiscal que investiga, la defensa y un juez imparcial, distinto, que ocupa las tareas imprescindibles jurisdiccionales”, sostuvo.

A su vez aseguró que esta reforma agiliza los tiempos: “Evitamos un tremendo daño para las víctimas, para el imputado y para la sociedad, que es la prolongación indebida de los procesos”. Asimismo, remarcó la necesidad de implementar los cambios: “El país estuvo durmiendo la siesta, es vergonzoso que el proyecto haya estado paralizado tantos años”.

El ministro, además, dijo que la imparcialidad de los jueces se logra con dos sistemas: “Por un lado, la idoneidad. Un juez idóneo no escucha a la política, atiende el expediente y las pruebas. Por otro lado, la política no interviene en la justicia. Existe la división de poderes y la independencia judicial”.

Y apuntó: “A los jueces ineficaces el mismo sistema los repulsa y la idea es tratar de apuntar a la remoción inmediata a los jueces que no respondan a la justicia eficaz que quiere el Presidente”.

“Nos enfocamos en Rosario con celeridad debido a la situación crítica y el clamor popular para actuar. Pero vamos a viajar a las distintas provincias para conocer sus problemáticas. Dos equipos que van a estar girando por el interior del país para que se concrete este plan Justicia Eficiente de Javier Milei”, precisó y agregó que habrá jueces de transición para que se ocupen de las causas viejas.

“No tenemos duda de la bondad del sistema -subrayó-. El país estuvo durmiendo la siesta y para mal durante muchos años. Fue vergonzoso que durante tantos años estuviera paralizada esta ley que pone en marcha la reforma, con procesos orales y los fiscales toman el control de las investigaciones”. 

Cuando le plantearon si el presidente Javier Milei había decidido ampliar las partidas de presupuesto para el área de Justicia, respondió: “Hablé bastante con el señor Presidente y voy a tratar de no tocar los fondos que cuida el ministro (Luis) Caputo y el señor (titular del Banco Central Santiago) Bausili. Yo soy buenísimo en materia de administración”. 

Habló desde la venta de propiedades decomisadas hasta “apoyo del mundo internacional” que confían en él. “No sé si voy a hacer una colecta, pero a cada santo una vela”, bromeó el ministro al pensar en cómo será aplicarlo en cada distrito. “Nos la pasamos haciendo cuentas todos los días para nutrir de una estructura edilicia a estas reformas”, completó.

Ante una consulta de Quórum el funcionario marcó algunas problemáticas con las que se encontró, como la cantidad de vacantes en la Cámara de Mendoza y Rosario: “Hoy siguen trabajando así, pero con el Código nuevo habría que llenarlas porque las vacantes atentan contra la eficacia. No me puedo quedar esperando a la mejora económica, vamos a seguir con lo que hay”.

A lo que agregó: “Tengo también inconvenientes con jueces y fiscales que son reacios a lo nuevo y están muy cómodos en lo viejo. Tengo disputas sobre los roles que cumplen los jueces… Pero todo eso lo vamos a ir solucionando”. 

Por último el ministro tuvo que responder sobre Julio Piumato, el jefe del gremio de judiciales, quien había hablado de “improvisación” cuando la semana pasada se anunció este cambio. “¿Improvisación? No tiene ni idea. No tomo sus consideraciones. Me interesa lo que dice la Corte, la Procuración, la Defensoría, los colegios de abogados, lo que dicen los jueces… No atiendo lo que dice Piumato. Yo no opino de lo que no sé. Que no opine de lo que no sabe”, aclaró.

Y finalizó: “El cambio a la larga va a ser para bien, obramos pensando en la Argentina. Vamos a vivir en un país nuevo, justo y ordenado. Ese es el espíritu”.